Que se cumplan las oraciones de súplicas y que las enseñanzas de amor, compasión, alegría y ecuanimidad lleguen a los cubanos estén donde estén y sin distinción de credos.

30 mayo 2012

La hija del tejedor.


Un diálogo entre una adolescente y Buda Sakyamuni. 
 
- Joven, ¿sabes de dónde vienes?
- No lo sé, señor.
- Joven, ¿sabes a dónde vas?
- No lo sé señor.
- ¿No sabes?
- Si sé, señor
- ¿Sabes?
- No sé, señor.

Los presentes comenzaron a amonestar a la niña por contestarle de esa manera a Buda. Pero el maestro les hizo callar y pidió a la joven que explicara sus respuestas.

Ella dijo:

--Al preguntarme ¿de dónde vienes?  No quería usted saber que vengo de la ovilladora; se refería a mi vida anterior. Así que le respondí que no lo sé.

Al preguntarme ¿dónde voy?  Se refería usted a mi vida futura, así que volví a responder que no lo sé.

Al preguntarme ¿no sabes?' Se refería a mi muerte Así que respondí que sí, puesto que sé y no olvido que voy a morir.

Al preguntarme ¿sabes? Usted Se refería a si yo sé cuándo moriré. Por lo que contesté que no sé cuándo voy a morir.

El Buda elogió a la joven por sus inteligentes respuestas y dijo:

--Ciego es este mundo, sólo unos pocos pueden ver claramente. Como las aves que se escapan de una red, sólo unos pocos alcanzan el estado de felicidad.

Versión del ignorante Lobsang Töndrup.